Main menu:

Tratamiento de aire

El aire comprimido que sale del compresor contiene contaminantes sólidos, líquidos y gaseosos que perjudican a los componentes y herramientas a los que alimenta:

  • Empeorando su rendimiento.
  • Reduciendo su vida útil.
  • Incrementando los costes de funcionamiento.
  • Arriesgando la calidad de la producción.

Por ello es imprescindible que el departamento de mantenimiento preste una atención especial al tratamiento del aire, fijándose principalmente en los siguientes puntos:

  1. Funcionamiento correcto del secador frigorífico y de las purgas automáticas.
  2. Purga regular del depósito de aire comprimido.
  3. Estado de saturación de los filtros, ya que unos filtros saturados hacen caer la presión incrementando la necesidad de funcionamiento del compresor y por lo tanto mayores costes de mantenimiento y energía. Se recomienda cambiar al menos cada dos años los cartuchos filtrantes, independientemente de su estado.
  4. Presión. Una presión excesiva lleva a un desgaste más acelerado de las herramientas neumáticas, y es un gasto innecesario de aire.
  5. Carga de aceite en los lubricadores.

 

El tratamiento del aire comprido adquiere cada vez más importancia a medida que el producto exige un mayor grado de calidad de terminación e intervienen en el proceso de fabricación componentes de alta tecnología y precisión. Proteger la herramienta y la maquinaria de la presencia de contaminantes, partículas, humedad y agua es una inversión imprescindible para ahorrar costosos mantenimientos en la maquinaria neumática a corto y medio plazo. Para la eliminación de la presencia de agua en la instalación neumática disponemos de secadores frigoríficos y de membrana, y de filtros para la eliminación de partículas, aceite y vapor de aceite.

SECADO

El aire que el compresor aspira de la atmósfera es una mezcla de gases que siempre contiene vapor de agua. La capacidad de saturación del aire varía con la temperatura. Si la temperatura sube (como sucede en la compresión), lo hará también la capacidad de saturación del aire. El vapor de agua se condensará tras una refrigeración posterior. El condensado se separa en el separador ciclónico conectado a continuación o en el depósito de presión. Pero el aire seguirá estando saturado de vapor de agua al 100%. Por eso, si el aire se sigue enfriando, continuará formándose bastante condensado en la red de tuberías y en los puntos de consumo. Si no se lleva a cabo un secado adicional del aire comprimido será inevitable que se produzcan averías e interrupciones de la producción y que haya que llevar a cabo trabajos de mantenimiento y reparación caros.


Para obtener un punto de rocío en el aire comprimido de 3ºC, KAESER ofrece secadores frigoríficos convencionales (de expansión directa) y secadores frigoríficos de masa térmica. Estos últimos suponen un ahorro energético a medio plazo, ya que la masa térmica, combinada con el control SECOTEC, hacen que el motor del compresor del frío del secador solamente tenga que ponerse en funcionamiento cuando detecte que sea necesario.

 Pulse el icono para abrir el catálogo de secadores de masa térmica

 Pulse el icono para abrir el catálogo de secadores de expansión directa

FILTRACION

Con cada metro cúbico de aire, el compresor aspira hasta 190 millones de partículas de suciedad, hidrocarburos, virus y bacterias. En el compresor mismo, lo único que se logra eliminar del aire a comprimir son las partículas de suciedad más grandes. Gran parte de estas sustancias dañinas sigue presente en el aire comprimido. Por eso, en la mayoría de las aplicaciones es necesario someter el aire comprimido a un tratamiento cuidadoso: El aire comprimido limpio garantiza el buen funcionamiento de máquinas y controles neumáticos, así como una larga vida útil de las herramientas neumáticas. Además, evita que se ensucien tanto las conducciones como las válvulas. De esta manera, el aire comprimido limpio ayuda a recortar los costes de mantenimiento y reparación del sistema, e incluso los de adquisición.

Los filtros KAESER pueden eliminar partículas, aceite y vapor de aceite hasta convertir el aire comprimido del compresor en aire apto para aplicaciones medicinales y respiratorias.

 Pulse el icono para abrir el catálogo de compresores de filtros y separadores centrífugos

ALMACENAMIENTO

Los depósitos de presión desempeñan una función muy importante en la estación de aire comprimido por su volumen de almacenamiento, compensan las puntas de consumo y con frecuencia separan el condensado del aire comprimido. Por esta razón, elegir el depósito de tamaño adecuado será muy importante para conseguir una protección fiable contra la corrosión. Los intervalos de control deberán ser de la máxima duración posible.

EMPRESA INSTALADORA DE EQUIPOS A PRESION EIP-1, autorizada por la Consejería de Industria de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

– Prueba de estanqueidad y certificación de instalaciones de aire comprimido PSxV<25.000 (con depósitos hasta 3000 litros a 8 bar, hasta 2000 litros a 11 bar, o hasta 1500 litros a 15 bar).

– Inspección periódica tipo A, B o C para depósitos de aire comprimido con PSxV<5.000 (hasta 500 litros a 8 bar, hasta 400 litros a 11 bar, o hasta 300 litros a 15 bar). Para depósitos de mayor PSxV realización de inspección periódica tipo A, y mediante concierto con O.C.A. (Organismo de Control Autorizado) inspecciones tipo B y tipo C (con prueba de presión) .

 

Somos distribuidores para la provincia de Guadalajara (España) del fabricante alemán KAESER